Fuchina: cinco días de Mayo de David Salcedo

Del 1 al 29 de octubre. Lunes a Viernes de 17:30 a 20:30

Inauguración, viernes 1 de octubre de 19 a 21:00h

Una suerte de magia sucede cuando se escribe, la levedad de las ideas se ve transmutada en la pesadez de lo físico. Nuestros pensamientos se convierten en certezas a ojos de otros, y no existe mayor miedo para quien habita en la duda.

Cuando retrato pasa algo parecido, la caricia de mi mirada casi hace desaparecer los temores de la indecisión. Así la intuición aflora y lo que pienso se retrata con facilidad y parece estar bien; como siempre las apariencias engañan.

La fotografía convive en el mismo territorio del fracaso y cualquier elemento, que no sea  tenido en cuenta, está apunto de destruirla o convertirla en algo sublime. Por eso es necesario un profundo análisis técnico, estético, filosófico y espiritual de lo obtenido; todo ha de acompañar para que quien lo mire entre en el hechizo.

La edición es tan importante como la toma, un autor se define decidiendo qué tiene que ver con él y qué no, con las respuestas se  presenta  ante el mundo. Para los que vivimos en la duda es el tramo más difícil de recorrer, mostrar ante todos quienes somos cuando la mayoría de las veces no lo sabemos. Por suerte el camino te hace aprender cuatro cosas de ti, para darte cuenta en el siguiente cruce que las has olvidado, obligándote a hacer otra vez el viaje para recordarlas.

En mi caso siempre camino en círculos entre lo que me es cercano y el silencio.

Es así como está hecho Fuchina, un trabajo donde parece, en una primera impresión, que me alejo de mi voz. Y es que la estética utilizada intencionadamente, donde claros referentes son  Goya, Picasso, Cristóbal Hara y Ricardo Cases, está alejada de la que suelo usar.

La entiendo sólo como una herramienta más del lenguaje que utilizo para encontrar mi forma de ver un lugar tan común como son las fiestas en España. Siendo éstas solo un escenario y un murmullo de fondo para el silencio, que siempre intento encontrar.  

David Salcedo

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *