«Ínsula», la experiencia menorquina de Oriol Miñarro.

Inauguración 9 NOV. 19,30. Hasta el 6 DIC.

Oriol Miñarro, exposición de fotografía, Insula, Atelier de Fotografía

Oriol Miñarro, (Barcelona, 1974), nos ha revolucionado en los últimos meses con su fotolibro «Welcome to the barrio», un trabajo largamente aclamado en todos los medios fotográficos y que ha generado una merecida expectación entre el público.

«Ínsula» es el tercer proyecto fotográfico de Oriol. Un proyecto aparentemente diferente a todo lo que le hemos visto antes. Y cuando decimos diferente, aplicado a alguien que tiene la capacidad de sorprender con cada una de sus publicaciones, queremos decir que es como una de esas puertas que no se cruzan sin pagar peaje a la experiencia. A la memoria.

Oriol se refiere a «Ínsula» como su proyecto más querido. El proyecto en el que se ocupa de lo que le va por dentro. No recuerdo redundante, sino un estado pulsante de evocación. Más del lado del símbolo que del registro. Expresión emocional que nos arrastra dentro de un universo onírico en el que la fotografía se libera del tiempo.

Para nosotros es un regalo poder brindaros estas primicias de «Ínsula» en el Atelier. Un regalo que nos hace Oriol Miñarro y que nosotros compartimos con la ciudad desde nuestra vocación de propagar la Fotografía como uno de los medios de expresión más populares, capaz de hacernos reflexionar o de ensoñarnos. Capaz de abrir ventanas en la rutina. Un medio que, de tan inmediato, desborda la idea del arte como producción de objetos de colección.

Pep Paramos.

«Ínsula» es una actitud frente al territorio,  aquel que moldea nuestra condición como individuo,  aquel que nos obliga a ser lo que somos bajo un proceso de constante adaptación y evolución… un marco donde los recuerdos se tiñen de negro (El no color), la reconstrucción del recuerdo como máxima,  la búsqueda de los cinco sentidos utilizando la imagen como soporte. 

La querencia del recuerdo tiende a la idealización dentro de un proceso de autoprotección y, deconstruirlos, supone un proceso doloroso en el que encontrarse puede suponer desencontrarse, supone ya no cerrar cicatrices,  sino volver a abrirlas para afrontar enfrentando,  cuestionar aquello idealizado en forma de territorio y vivencia.

La insularidad,  junto con su complejidad,  marca una dirección en el devenir de las relaciones entre individuos,  supedita el encaje de las conductas bajo el influjo de elementos tales como el clima,  la orografia o la biodiversidad… Isla, ínsula, no son ya meros términos descriptivos de un territorio,  son condicionantes que forjan el carácter del individuo, son sinónimo de aislamiento del ser, son antónimo de lo fácil. 

Menorca es la constante,  la pregunta,  el todo. 

Oriol Miñarro.

Oriol Miñarro es un fotógrafo distinto. Y lo es porque viendo sus imágenes nunca pensarías que detrás de ellas se encuentra un ser enjuto, discreto, que maneja un sentido del humor ácido y mordaz, en el que se parapeta para esconder su timidez y los demonios que en él habitan. La fotografía es su segunda piel, el traje mimetizado que lo sitúa en la escena, pero como observador, para hablar del desgarro con los ecos, quizá, de Masahisa Fukase.

Oriol Miñarro trae a Galicia su serie “Ínsula”, una suerte de autorretratos que son una confesión que nos enfrenta con el territorio, “su” territorio, para hablarnos de la infancia, los recuerdos, anhelos, deseos, monstruos y pesadillas.

Su territorio es un no-paisaje en blanco y negro, el no-color de la memoria desde el que nos desgrana aquello que sólo habita en él por ser parte indivisible de él mismo. Imágenes aparentemente sencillas pero tremendamente perturbadoras que nos sumergen con la precisión de un cirujano en el universo enajenado de Oriol Miñarro que utiliza sus recuerdos como las piezas de un puzzle imposible con el que construir su refugio, su INSULA.

Puri Díaz.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *