Deshabitar, una exposición de Ramón Siscart.

Se suspende hasta que podamos ofrecer una nueva fecha. Entretanto animamos a nuestro público a colaborar en la presente situación de emergencia sanitaria.

De Marzo a Abril nos ocuparemos de la exposición de Deshabitar, proyecto de Ramón Siscart, fotógrafo que lleva en activo desde la primera mitad de los setenta y que ha transitado diferentes territorios fotográficos, tanto desde la actitud documental como entregándose a los procesos más expresionistas de la fotografía de vanguardia.

En los últimos años ha venido a ocuparse del tema del abandono, en el cual la colección Deshabitar merece un espacio singular.

Deshabitar es un proyecto expositivo que ya cuenta con cierto recorrido, presentada en Madrid, en la Real Sociedad Fotográfica, así como en la sala de la Agrupación Fotográfica de Pamplona o en la Sala Sargadelos de Vigo, en este caso de la mano de nuestro colectivo hermano de la ciudad olívica: FVCK. Y ahora se enfrentará una vez más al público en el Atelier de Fotografía, en A Coruña.

Deshabitar es, en definitiva, un trabajo documental sobre el abandono, que nos encara a los vanitas involuntarios creados por nuestros hábitos como consumidores en un espacio que queda exceptuado, cerrado como una carta que no se dirige a nadie, pero que habla a todo el mundo, cuando nos hemos ido.

Entrar en una casa deshabitada, levantar las persianas medio rotas dejando que entre la luz en las habitaciones donde quedan todavía las pertenencias de sus moradores.

Es entonces cuando se hace notar el polvo negro que lo cubre todo y se es consciente del silencio que reina entre las paredes roto únicamente por los sonidos procedentes del exterior.

Es allí, en ese momento, donde uno se enfrenta a los ecos de las vidas que por allí pasaron.

Todo ello provoca reflexiones acerca de lo que acumulamos a lo largo de la vida, vibraciones en la mente que provocan la creación de imágenes sugerentes con esa elegancia propia de la decadencia.

Ropas, objetos de diversos tipos y usos, adornos, cuadros, etc., se despojan de la vitalidad que les confiere el uso diario. Objetos que han tenido su utilidad específica aparecen aquí como bodegones y naturalezas muertas espontáneas, provenientes de otra época, cual almacén de anticuario, ofreciendo una visión, por una parte llena de nostalgia de tiempos pasados y por otra, la imagen en mente de aquellos objetos en las manos y en el uso de sus legítimos dueños con la utilidad que para ellos tenían, desde el más profundo respeto hacia su persona.

El hombre tiene y se rodea desde siempre de pertenencias que le hacen la vida más fácil y más agradable. Cada época es diferente. Se quiere dejar aquí constancia de la evolución en el tiempo, modas, corrientes, tendencias…… en la sociedad de consumo, que tienen su influencia a la hora de la elección.

Este trabajo es parte de un estudio más amplio sobre habitar y deshabitar y la consecuencia final tantas veces real, del abandono, tanto urbano como rural que reflejo en otras series actualmente en progreso.

Ramón Siscart.

⠀⠀

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *